14 junio, 2021

«A un año de la partida de ‘Black Mamba», #TiroDe3 La columna de Gaby Tello

Se cumplió un año del catastrófico accidente que puso de luto a todo el mundo, no solamente en el deporte, en todos los ámbitos, pues se perdía a una leyenda que había dejado huella y ya había hecho historia

Kobe Bryant, ex basquetbolista de NBA en LA Lakers, perdió la vida aquel 26 de enero a inicios de ese 2020 que a todos nos ha dejado marcados, porque entre tantas pérdidas sufridas, se daba la de Black Mamba y su hija Gianna en un accidente de helicóptero en Calabasas, California en donde también murieron otros siete pasajeros.

No se trata de recordar a una leyenda del deporte ráfaga, porque te guste o no el baloncesto, se trata de reconocer a un deportista que como humano logró hacer y marcar a muchos, y aunque creían que existía una rivalidad entre él y otras leyendas del baloncesto, fue llorado y admirado por todos, incluso Michael Jordan ofrecía un discurso donde recordó las hazañas vividas con Kobe y hacía mención a «no me importa ser meme otra vez por llorar, he perdido un hermano».

Kobe Bryant era un deportista entregado y con una disciplina como la de pocos, además de dejar una marca muy grande por la calidad de ser humano que fue, y todo lo que logró como basquetbolista.

Algunos de sus logros:

-Más temporadas en un mismo equipo con 20.

-2do jugador con más puntos en un partido con 81, solo superado por Wilt Chamberlain (100).

-Más tiros de campo anotados con 28 vs. Canadá.

-Mejor porcentaje en tiros de campo (mínimo cinco lanzamientos) con un 83,3% vs. Warriors de Golden State.

El número 24 de Los Ángeles Lakers fue retirado en honor a Kobe Bryant y la academia que él fundó junto a Chad Faulkner, Mamba Sports Academy, solo quedó con el nombre de Sports Academy.

Y hablo por mi y solo mi opinión, como seguidora a este deporte, sí, los tiempos han cambiado, el básquetbol no es igual como antes, no es tan fantasioso como antes y al perder a Kobe, se perdió algo de la última fase de lo maravilloso que era ver a un jugador tan completo en duela, lo maravilloso que era ver a un jugador entregado de principio a fin, a un jugador tan admirado por los mismos jugadores.

Es difícil ver un atleta que se entregue día a día, que la disciplina sea estricta, que le importe lo deportivo y lo social y entre todo lo que ha dejado Kobe Bryant, ha dejado también ser un ejemplo para chicos y grandes y que orgullo pensar y creer poder ser como él.

“Quería ser el mejor jugador de baloncesto que pudiera ser. Cuando le conocí, quise ser el mejor hermano mayor que pudiera tener”

-Michael Jordan-